Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp

Era de la contabilidad electrónica en el citado comienza ya en 2020

Un artículo de la Revista Económica sobre la revisión del proyecto "Taxonomía IFRS" y los retos del sector contable de Rui Pedro Almeida, CEO de Moneris.

Un artículo de la Revista Económica sobre la revisión del proyecto «Taxonomía IFRS» y los retos del sector contable de Rui Pedro Almeida, CEO de Moneris.

Este artículo destaca el camino todavía por recorrer para la implementación de los nuevos estándares, así como la dificultad de mantener y atraer talento en un mundo «cada vez más globalizado.

Lea el artículo en línea y descubra lo que Moneris está haciendo para superar estos desafíos.

Lea aquí el artículo

En abril de 2014, la Junta Internacional de Normas de Contabilidad (IASB) creó un grupo de trabajo para elaborar una guía para implementar un informe electrónico de estados financieros de conformidad con las Normas Internacionales de Información Financiera (NIIF). En junio de 2019, las autoridades europeas de valores y mercados aprobaron el sistema europeo de formato electrónico único «que tiene por objeto armonizar las normas de transparencia en la preparación y divulgación de información financiera anual».

Los cambios se llevarán a cabo en dos fases: los principales estados financieros a partir del 1 de enero de 2020 y las notas a los estados financieros a partir del 1 de enero de 2022.

En otras palabras, la revisión del proyecto «Taxonomía IFRS» por parte del IASB ha creado nuevas reglas que «todas las empresas cotizadas tendrán que preparar su informe financiero anual utilizando sistemas de informes electrónicos actualizados o digital (en formato XTML o iXBRL)», dice Rui Almeida, CEO de Moneris.

La revisión de la«Taxonomía IFRS»es «un paso importante hacia una presentación cada vez más homogénea de la posición y el desempeño financiero de las entidades europeas», y promoverá «la accesibilidad y comparabilidad de los estados financieros», dijo.

«Como tal, [la revisión] es positiva en la promoción de la inversión en empresas del área europea», dice Rui Almeida.

Pero el CEO de moneris subraya que «plantea enormes desafíos con respecto al modelo de divulgación aplicable a las entidades enumeradas, y el cumplimiento del llamado formato electrónico único europeo es obligatorio».

La «taxonomía IFRS» es «parte de un intento de armonizar los procedimientos a nivel de presentación de informes de las partes financieras y la introducción de mecanismos de control cada vez más exhaustivos», lo que ha contribuido a la introducción de herramientas informáticas información financiera, así como su validación.»

«la implementación de taxonomías no se llevó a cabo teniendo en cuenta las tipologías de todos los clientes y la realidad de algunas operaciones.» En consecuencia, la revisión llevada a cabo por el IASB «constituirá un trabajo adicional para que las empresas contables y de subcontratación adapten sus cuentas definitivas de modo que los estados financieros resultantes de la aplicación de la taxonomías son consistentes y comparables con ejercicios anteriores»

Algunos consultores predicen un año menos complejo y desafiante para los contadores porque no habrá nuevos cambios legislativos para tener un impacto en el sector.

«En 2020 no habrá cambios, pero todavía hay un trabajo de aprendizaje por parte de los clientes en la correcta aplicación de estos nuevos estándares, siendo un reto para la profesión, compartiendo conocimientos con los clientes, para que las organizaciones comiencen a interpretar y implementar estas nuevas normas correctamente.

Ciertamente, se identificarán varios defectos en la interpretación e implementación de estas nuevas normas», dice el socio director de Baker Tilly, quien llamó la atención sobre otros desafíos, como la «facturación electrónica, la introducción de la gestión documental, las taxonomías asociados con una contabilidad más uniforme, son ejemplos que se sumaron a los cambios fiscales que se planean para el próximo año».

Rui Almeida, CEO de Moneris, señala que «el hecho es que hay mucho que asimilar con estos cambios importantes y estructuradores realizados en la normativa».
Continúa: «Como tal, se espera que la aplicación de cambios en las normas existentes sea menos difícil en 2020 que las que se nos proporcionaron en los últimos dos años».
Contador es poco valorado en Portugal
Cuentas correctas. Esta es quizás la primera razón de ser de un contador. A primera vista, puede parecer poco, pero no lo es.

Cualquier empresa que tenga cuidado con los mapas contables puede tomar una imagen precisa de la equidad y la situación financiera en un momento determinado, lo que a su vez permite a los titulares de puestos directivos o de gestión tomar el mejores decisiones.

¿Invertir en otro activo fijo o no? Teniendo en cuenta los flujos de efectivo en un mes determinado, ¿cuál es el mejor momento para pagar las facturas de suministros y servicios externos?

Las cuentas correctas le permiten responder a estas y tantas otras preguntas de la manera más relevante para la empresa.

Sólo una empresa no es inseparable de las partes interesadas que la rodean.

Las cuentas correctas son del agrado de los inversores o socios financieros que, antes de financiar una empresa, analizan los estados de resultados de los resultados, en un momento en que la actividad de cumplimiento del gobierno corporativo ha asumido una no sólo en la actividad empresarial, en particular, sino incluso en la sociedad, en general.

Pero esto es sólo una dimensión estática de una profesión que está en constante cambio, que acompaña no sólo la evolución de la realidad económica, sino también el desarrollo de nuevas Normas Internacionales de Información Financiera (NIIF) que obligan a profesionales de la contabilidad para adaptarse a un nuevo ‘juego’.

Uno de los desafíos más actuales que las oficinas nacionales de contabilidad tienen que superar es el mantenimiento y la atracción del talento en un mundo cada vez más globalizado y donde abundan las oportunidades de empleo en el extranjero.

«Es una misión cada vez más difícil», dice Rui Almeida, CEO de Moneris.

Especialmente cuando, entre las funciones que serán prioritarias en el proceso de contratación en un futuro próximo en el sector de servicios, se encuentran «los cargos de contable, controlador de gestión, auditor interno y gerente financiero», explica el CEO del consultor.

El panorama nacional puede ser un obstáculo para la retención y atracción del talento portugués, que a menudo emigra en busca de mejores condiciones de trabajo y para sentirse más importante en la organización.
O, como lo llama Rui Almeida, los estudiantes que actualmente dejan las universidades «tienen un pensamiento global y su disposición a trabajar fuera del país es ahora muy alta».

Una de las razones que pueden explicar la fuga de talento en el extranjero es la falta de aprecio por el profesional del sector en Portugal.

Paul André, de Baker Tilly, dice que «mirar nuestro tejido de negocios, el papel secundario que por desgracia todavía se le da a la cuenta financiera por muchas organizaciones, particularmente entre las no cotizadas, hace que sea difícil retener el talento».

Los dos gestores han recurrido a herramientas que permiten, de alguna manera, mitigar la emigración del talento portugués al extranjero.

Rui Almeida aboga por la adopción de un ambiente de trabajo «dinámico y agradable», así como «un plan de carrera estructurado» y «una cultura empresarial que permita la movilidad y la evolución».
Además, el CEO de Moneris llama la atención sobre la importancia de los beneficios, «como el seguro de salud, la flexibilidad de los horarios, la formación continua y, cada vez más, la posibilidad de trabajar a distancia».
Ir arriba