Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp

Recomendaciones sobre los impactos de COVID-19 en los estados financieros

El Comité de Normalización contable (CNC) en relación con las diversas cuestiones relacionadas con el efecto de la pandemia COVID-19 en los estados financieros ha estado emitiendo recomendaciones.

El Comité de Normalización contable (CNC) sobre las diversas cuestiones relacionadas con el efecto de la pandemia COVID-19 en los estados financieros ha estado emitiendo recomendaciones para aclarar a las empresas que utilizan reglamentos contables nacionales sobre cómo determinar e informar sobre los impactos de las situaciones del covid-19 en sus estados financieros.

El CNC emitió las siguientes recomendaciones:


Recomendación 4

Tratamiento de los acuerdos de reducción y/o aplazamiento de los ingresos en el marco de la pandemia COVID-19

(aprobado el 22 de junio de 2020)

El brote de Covid-19 ha sido clasificado como pandemia por la Organización Mundial de la Salud Como resultado del brote de Covid-19, se están celebrando acuerdos entre propietarios e inquilinos en algunos casos para reducir y/o aplazar temporalmente los ingresos por alquiler.

Con respecto a Portugal y las Empresas y Entidades que aplican el Sistema de Normalización Contable (SNC), cnc recuerda que:

  • Las disposiciones de la Norma 9 de Contabilidad e Informes Financieros (NCRF 9) establecen que los gastos (por arrensarios) y los ingresos (por arrendadores) de arrendamientos operativos se reconocerán en línea recta durante el período de arrendamiento, a menos que otra base sistemática sea más representativa, según lo dispuesto en los apartados 27 y 38.
  • Deberán efectuarse las correspondientes divulgaciones.

Los siguientes escenarios se consideran más comunes:

  1. Reducción del alquiler/alquiler
    En estos casos, existe un acuerdo negociado entre el arrendador y el arrendatario en virtud del cual se reduce el precio del servicio prestado, que puede alcanzar los 100. Así, tanto el arrendatario como el arrendador reconocen los gastos y los ingresos, respectivamente, al valor final acordado (es decir, por la cantidad de ingresos deducidos de la reducción acordada). Se recomienda que la modificación de las condiciones negociadas se divulgue en el Anexo.
  2. Aplazamiento de las fechas de pago de
    alquiler/alquiler.
    En estos casos, el acuerdo negociado entre el arrendador y el arrendatario se traduce en el aplazamiento del pago del servicio.
    En cualquier caso en que el efecto del aplazamiento sea importante para determinar el valor temporal del dinero, el valor de los ingresos que el arrendatario reconozca en pasivos se ajustará al valor actual de los gastos que se espera que sean necesarios para liquidar la obligación. Del mismo modo, y atento a la materialidad del efecto aplazamiento, el arrendador mide el activo por el valor actual de los ingresos por cobrar.
    La CNC considera que esta recomendación se aplica a las entidades que utilizan EL NCRF, NCRFPE, NCME y NCRFESNL, con ajustes apropiados, en particular en lo que respecta a los ajustes derivados del valor temporal del dinero.
    Aprobado por CNCE el 22 de junio de 2020


Recomendación 5

Tratamiento de la asignación de condiciones extraordinarias a la financiación en el marco de la pandemia COVID-19

(aprobado el 22 de junio de 2020)

Como resultado del brote de Covid-19, se asignan condiciones extraordinarias a los contratos de financiación celebrados entre instituciones financieras y empresas y otras entidades.

El procedimiento más común es la asignación de una moratoria que prevé la prórroga de un determinado período de créditos de pago de capital al final del contrato, manteniendo todos sus elementos asociados, incluidos los intereses y las garantías.

Por lo tanto, la utilización del procedimiento de moratoria da lugar a un cambio en el perfil de los flujos de efectivo futuros asociados a los contratos, incluso si las condiciones contractuales restantes permanecen sin cambios, ya que el importe a pagar en cada fecha se modifica.

Por lo tanto, suponiendo que el cambio contractual no sea significativo, en cualquier caso en el que el efecto del aplazamiento sea importante para determinar el valor temporal del dinero y el tipo efectivo del préstamo difiere del tipo de interés nominal, el valor de la financiación en el pasivo debe ajustarse, dando lugar a un rendimiento financiero, ya que el pasivo debe corresponder al valor actual de los flujos de efectivo futuros utilizando el tipo de interés efectivo original.

Esta recomendación se aplica a las entidades que utilizan NCRF.

Aprobado por CNCE el 22 de junio de 2020



Recomendación 6

Recomendación sobre el impacto de la pandemia COVID-19 en el deterioro de los activos no financieros (NCRF 12)

(aprobado el 22 de junio de 2020)

COVID-19 ha tenido un efecto significativo en la economía y la actividad concreta de las empresas y también puede tener un impacto en el valor recuperable de sus activos no financieros.

Sin embargo, aunque COVID-19 por sí solo no es una indicación de deterioro, se recomienda que cada empresa evalúe el posible impacto de COVID-19 en su actividad.

Teniendo en cuenta las características específicas de cada entidad, evaluará si hay algunos indicadores de que sus activos pueden estar sujetos a pérdidas por deterioro, como una reducción significativa de las ventas y/o una reducción del valor de mercado de los activos. En caso afirmativo, las entidades llevarán a cabo pruebas de deterioro de sus activos.

A pesar del contexto de incertidumbre, las entidades deben preparar proyecciones de flujo de efectivo basadas en supuestos razonables y soportables que representen la mejor estimación de las condiciones económicas que existirán durante la vida útil restante de los activos, dando una mayor ponderación a las pruebas externas. También tendrá que elegir una tarifa de descuento adecuada.

También se recomienda que las divulgaciones por deterioro sean particularmente detalladas en este contexto de excepcionalidad, destacando los supuestos utilizados para determinar el valor recuperable de los activos.

Aprobado por CNCE el 22 de junio de 2020

Ir arriba