Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp

IVA: liquidación en la transmisión de bienes y servicios forestales

El Decreto-Ley no 165/2019, de 30 de octubre, modificó el Código del IVA, por el que se establece un mecanismo de interrupción del IVA para determinadas transmisiones de bienes forestales, que entra en vigor el 1 de enero de 2020.

Este mecanismo consiste en la aplicación de la tasa de reversión, con la liquidación del iva, que se debe a determinadas transmisiones de bienes forestales, que debe ser llevada a cabo por el adquirente respectivo, siempre que sea un sujeto pasivo derecho a deducción total o parcial.

Al mismo tiempo, la obligación de autofacturación se introdujo en operaciones en las que los sujetos pasivos adquieren ese tipo de bienes a personas que, mediante su transmisión, se convierten en obligaciones fiscales.

Así, se modificaron los artículos 2, 19, 29 y 36 del Código del IVA para la aplicación de esta nueva medida, las instrucciones y normas de aplicación contenidas en la Oficina de Circulación No: 30217, 2019-12-23, emitidas por la ZONA DE Gestión Tributaria-IVA.

¿Quién está sujeto a la reversión del sujeto pasivo

La reversión del sujeto pasivo prevista en el artículo 2, apartado 1, letra m), del Código del IVA se aplica a los sujetos pasivos con domicilio social, establecimiento permanente o domicilio en el territorio nacional y practiquen operaciones con derecho a deducción total o parcial cuando realizan compras de corcho, madera, piñas y piñones con corteza ubicada en el territorio nacional.

Esto significa que el comprador, sujeto pasivo, liquidará el IVA que se debe en dichas operaciones.

¿Qué activos están sujetos a la reversión del sujeto pasivo?

El mecanismo de reinversión del sujeto pasivo previsto en el artículo 2, apartado 1, del Código del IVA se aplica a las transmisiones de corcho, madera, pinares y piñones con corteza.

Con este fin, se considera:

  • Corcho: producto resultante de la extracción del casco al alcornoque, que no ha sido objeto de ningún procesamiento, incluida la cocción;
  • Madera: producto resultante del sacrificio, poda o limpieza de plantas leñosas, incluyendo su acierto, que no ha sido objeto de ninguna transformación más allá del corte. Este concepto abarca la leña, así como las sparaciones, los barrios marginales y otros excedentes vegetales resultantes de la granja o silvicultura correspondiente;
  • Conos depino : Bosques de pinos, en cualquier estado (verde o seco);
  • Pinhon ladrado: semilla de pino manso, pelado.

OBLIGACIÓN DE FACTURAR Y LIQUIDAR EL IMPUESTO
Cuando el cesionista es un sujeto pasivo que realiza una actividad de carácter habitual.

Según la regla de inversión del sujeto pasivo, el vendedor de los bienes emite una factura sin liquidación del IVA, que debe contener la expresión «IVA – Liquidación automática». A su vez, el adquirente liquida el impuesto adeudado por adquisición, aplicando la tasa en vigor, y la liquidación puede efectuarse en la factura emitida por el proveedor o en un documento interno emitido a tal efecto.

De este modo, el impuesto liquidado da derecho a deducir con arreglo al artículo 19, apartado 1, letra c), del Código del IVA, sin perjuicio de lo dispuesto en el artículo 23 de dicho Código, en el caso de un sujeto pasivo con limitaciones al derecho a deducir.

Cuando el cesionado se convierta en sujeto pasivo para llevar a cabo una de las operaciones contempladas en el artículo 2, apartado 1, letra m), del Código del IVA

En tales casos, corresponde al comprador elaborar la factura con derecho a la operación y liquidará el impuesto correspondiente en el mismo caso, que da derecho a la deducción de conformidad con dicho apartado anterior.

No se aplicarán las limitaciones previstas en el artículo 36, apartado 11, del Código del IVA, no se exigirá ningún acuerdo o prueba previa de que el cenador de los bienes tenga conocimiento de la emisión de la factura y haya aceptado su contenido.

Habida cuenta del artículo 5, apartado 1, y del artículo 7, apartado 4, del Decreto-ley no 28/2019, de 15 de febrero, dichas facturas se expedirán en nombre y por cuenta del transmisor, en una serie de líneas de referencia conveniente, y se fecharán y numerarán progresiva y continuamente durante un período no inferior a un ejercicio fiscal.

OBLIGACIONES DECLARATIVAS
En vista de los cambios encontrados y cuando se trata de rellenar declaraciones periódicas, debe observarse lo siguiente:

  • Cuando el cesionario sea un sujeto pasivo del régimen normal que realice una actividad de carácter consuetudinario, introducirá estas operaciones en el campo 8 del cuadro 06 de la declaración periódica del IVA.
  • Cuando el cesionario se convierte en sujeto pasivo para llevar a cabo una de estas operaciones y su valor es igual o inferior a 25.000 euros, no existe obligación declarativa en el IVA.

Cuando dicho valor supere los 25.000 euros, el cesionado presentará una declaración de puesta en marcha (con arreglo a los artículos 31 y 35 del Código del IVA) antes de llevar a cabo la operación, marcando a tal efecto el campo 7 de su cuadro 08. En tales casos, no existe obligación de entregar la declaración periódica del IVA.

El comprador
Dado que el comprador está sujeto a la liquidación del impuesto aplicando la reversión del sujeto pasivo, los importes respectivos se consignarán en la declaración periódica, en los campos 1 o 3 (base imponible) y 2 o 4 (impuesto liquidado), todo ello en el cuadro 06, dependiendo del tipo aplicables a las mercancías.

Al mismo tiempo, puede introducir el impuesto deducible en los campos 21, 22 o 24, todo el Cuadro 06, dependiendo de los inventarios (stocks) u otros bienes y servicios.

Por último, en el caso de operaciones que, a pesar de la obligación legal de liquidar el impuesto, no formen parte del volumen de negocios del declarante, su base imponible debe seguir consignada en el cuadro 06A de la declaración periódica.

Si no hay un campo específico para este fin y hasta que se cree, dicho importe se consignará en el campo 105 (Emisión de gases de efecto invernadero) de dicho marco.

Artículo preparado por el Comité Técnico Fiscal de Moneris

Ir arriba